Publicado el por

En algunas ocasiones te gustaría hacerles llegar algunos alimentos a tus seres queridos que se encuentran en otra parte del mundo, ¿cierto? En el caso que sean productos que no requieran de algún manejo especial, únicamente es necesario que los envuelvas adecuadamente, coloques materiales de protección como unicel o papel burbuja y listo, así lo podrás enviar a cualquier parte de México o del mundo entero.

 

Embalaje Refrigerados

 

El problema surge cuando tienes productos que corren el riesgo de echarse a perder durante su transportación; es decir, aquellos que resultan percederos como lo son el caso de lácteos, mariscos o carnes, es por esa razón que a continuación te vamos a compartir una guía de embalaje de productos percederos para que así no tengas ningún problema al momento de transportarlos ya que mucha gente cree que esto no es posible, pero es una mentira total, ¿quieres ver cómo sí se puede? Pues entonces, pon toda tu atención en lo que te vamos a compartir a continuación, ¡checa!

¿Qué es un producto percedero?

Qué es un perecedero

Como lo acabas de leer hace un momento, un perecedero es aquel que corre el peligro de descomponerse durante su transportación, claros ejemplos de esto son: los lácteos, carnes frías, mariscos, pescados o productos que ya han sido preparados y requieren consumirse en fresco (pasteles, carnes preparadas, etc.), en pocas palabras, por su naturaleza, se pueden echar a perder fácilmente.

Mucha gente tiene la creencia de que este tipo de productos es imposible que se puedan enviar de un lugar para otro pero lo cierto es que sí se puede y a continuación te vamos a demostrar cómo sí.

Lo primero que debes hacer es…

Oficina postal

Acércate a la empresa de paquetería o mensajería de tu elección y hazles saber tu necesidad; pregúntales si cuentan con la infraestructura adecuada ya que no todas tienen esa posibilidad pero es un hecho que algunas sí prestan el servicio de enviar perecederos, también averigua si estos envíos los hacen cualquier día (por supuesto, te sugerimos que evites que sea durante un fin de semana o cuando haya días festivos porque esto puede reducir las posibilidades de que tu producto se transporte adecuadamente) y qué requerimientos se necesitan para realizarlo.

Algo que debes de saber es que existen dos variantes de los productos para poderse enviar: aquellos que van refrigerados y que únicamente se necesitan enviar frescos y aquellos que son congelados, te explicaremos ambos:

Ahora sí, ¿cómo lo puedo envolver? Empecemos con los refrigerados:

Envio de Refrigerados

Vamos a irte explicando paso a paso cómo debes realizando para que así no te cueste ningún trabajo, realmente no tiene tanta ciencia, pero aquí vamos con cada uno de los detalles que debes saber:

  1. Sácalo del refrigerador y verifica que tu producto se encuentre totalmente fresco para que así resista el toda la transportación.
  2. Envuélvelo perfectamente, te sugerimos que lo hagas con algún papel adherente e incluso un trapo para que así pueda mantenerse el frío durante todo momento. Posteriormente, si se corre el riesgo de que éste pueda derramarse o romperse, entonces, lo ideal es que lo coloques dentro de bolsas herméticas para que así, si se llegara a romper el empaque, el producto no se derrame en toda la caja.
  3. Consigue algunos páneles que puedan ayudar a conservar el frío dentro del contenedor en el que los vas a guardar, existen diferentes materiales como gel, hielo seco o refrigerantes especiales que ayudarán a mantener la temperatura a la que se necesita transportar este tipo de productos.
  4. Guárdalos en algún contenedor que ayude a mantener el frío de tu producto; para que te lo puedas imaginar es: el producto perfectamente congeleado dentro de un contenedor (por ejemplo, puede ser una nevera de unicel pequeña o alguna de plástico que puedes conseguir en algún supermercado) y dentro de esta neverita pondrás los páneles fríos para evitar el descongelamiento.
  5. Tapa perfectamente esa neverita y colócala dentro de una caja de cartón; también, para evitar que se mueva esa neverita, coloca alguna pared de unicel u otro material que ayude a que no se desplace este contenedor, esto para que vaya lo más protegido que se pueda ¡y listo!

Si tuvieras alguna duda al respecto, aquí hay una imagen que te podría ayudar a entender de mejor manera cómo es el proceso, ¡mira!

Productos Refrigerados

 

Ahora, ¿y en el caso de los congelados?

Caso congelados

Ya revisamos cómo deben de ir los productos que van refrigerados, pero hay otros alimentos que por su naturaleza deben de ir congelados y así se tienen que mantener para que estén perfectamente frescos, como por ejemplo: platillos que ya estén cocinados, mariscos y otros alimentos. Para ellos, hay algunas otras especificaciones que es importante que tomes en cuenta para que lleguen en correctas condiciones a su destino, vamos a revisarlas de una vez:

  1. La primera sugerencia es que se transporte muy bien congelado, por lo cual, sugerimos que lo guardes en tu congelador durante  tres o cuatro días, esto para asegurar que todo el producto se encuentre a la temperatura adecuada, reduciendo significativamente las posibilidades de que se eche a perder.
  2. Envuélvelo perfectamente, nuestra recomendación es que lo hagas con algún papel adherente e incluso un trapo para que así pueda conservarse el hielo el mayor tiempo posible. Posteriormente, como va congelado, es natural que estando fuera se comience a descongelar así que envuévelo en un par de bolsas herméticas para que así el agua que se caiga no vaya a dañar la caja de su transportación.
  3. Consigue algunos páneles que puedan ayudar a conservar el frío dentro del contenedor en el que los vas a guardar, existen diferentes materiales como gel, hielo seco o refrigerantes especiales que ayudarán a mantener la temperatura a la que se necesita transportar este tipo de productos.
  4. Debajo del contenedor que vas a usar para transportar el producto congelado, además de que vaya en bolsas, coloca algunas almohadillas absorbentes, para que así, el líquido que se pueda derramar durante su transportación se pueda contener y no moje la caja en la que va originalmente.
  5. Debajo de esto, coloca un refrigerante de espuma de poliestireno, éste lo puedes conseguir en algunas tiendas especializadas y es muy útil porque guardará adecuadamente el frío para que se descongele lo menos posible.
  6. Colócalo dentro de la caja de cartón en la que la vayas a transportarlo, asegúralo perfectamente ¡y listo! ya lo puedes enviar fácilmente.

Si tienes alguna duda, checa este gráfico que te dejamos a continuación para que así puedas entender cómo se hace este tipo de embalaje

Productos Congelados
Para que te des cuenta que todo lo anterior es muy posible, aquí te compartimos el video de una empresa que hace llegar cenas navideñas en Estados Unidos sin importar las millas de distancia que hay entre las ciudades, checa el reportaje y haz lo propio si así lo deseas.

Los últimos pasos que debes tomar en cuenta en cualquiera de los dos casos antes mencionados son los siguientes:
Etiqueta Perecederos

  1. El peso máximo que por lo general manejan los proveedores de paquetería y mensajería es de 68 kilogramos, esto para que no te excedas en lo que enviarás.
  2. Deberás asegurar perfectamente la caja de cartón en la que van todos estos materiales, para que lo tengas más claro, deberás colocar la cinta adhesiva en forma de «H» para que así los extremos estén perfectamente cubiertos, ten en cuenta que se sugiere que sean por lo menos tres capas de cinta, por cualquier cosa.
  3. En la caja de envío deberá colocarle la leyenda «Perishable» o «Perecedero», con la cual, todos los involucrados en la cadena de envío estarán conscientes del tipo de artículo que están transportando y podrán tener los cuidados necesarios.
  4. Las empresas de mensajería no recomiendan que los alimentos se transporten en frascos de vidrio congelado, porque como seguramente sabes, el vidrio a bajas temperaturas corre el peligro de que se rompa y entonces, podría conllevar un problema.
  5. En algunos territorios del mundo, el hielo seco es considerado como un material peligroso, por lo cual, nuestro tip es que antes de que hagas algún embalaje con este material, preguntes claramente a la empresa de mensajería que lo quieres envolver de esa manera y si hay algún problema por este tema.
  6. Si el alimento o lo que vayas a enviar es muy delicado, entonces, algunos proveedores de mensajería cuentan con la opción de envío de una muestra del producto para así determinar si ese empaquetado resiste las condiciones del ambiente, esto lo recomendamos en caso de que vayas a hacer un envío recurrente de este tipo de productos para que así no te lleves desagradables sorpresas. Puedes preguntar a la persona del mostrador si te puede ayudar con esta petición.
  7. También, en la etiqueta del envío deberán de incluirse además de los datos básicos, los números telefónicos tanto del remitente como del destinatario, esto para que ante cualquier situación de emergencia se puedan poner en contacto con ellos.

A enviar todos los productos refrigerados y congelados que tú quieras

¿Ya viste que solamente es cuestión de poner mucha atención? porque realmente no es un proceso complejo, sigue nuestros pasos, cumple las especificaciones ¡y listo! ya vas a estar enviando lo que tú desees. Una vez que lo hagas, recuerda que aquí, en GuiaPaquetería tienes la posibilidad de irlo rastreando totalmente gratis y de cualquier compañía de mensajería o paquetería en todo el país, ¡no lo pienses dos veces!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *